Historia de Fracaso

Quiero poner a los lectores un relato de fracaso bursátil o descalabros bursátiles. Qué fácil es hablar sobre personajes de éxito, o sobre historias de fortuna. Mi objetivo es que el lector aprenda de errores que puede cometer cualquier persona en una empresa y uno de los casos más reconocidos en el mundo financiero y de Auditoria es el caso de Nick Leeson.

Siempre hay centenares de miles de historias de fracasos, como en la vida misma. Es por eso que quiero que mis lectores tengan cuidado y sean juiciosos, ya que yo he llegado a ver como personas se van a la cárcel y en alguno de los casos llegar hasta el suicidio por errores que cometen en los trabajos. Desde este sitio me parece interesante relatar la historia de un fracaso y de una persona que fue a la cárcel y su frase fue: “No tengo excusas, lo que hice estuvo mal y tengo remordimientos. Pero yo no soy un ladrón y solo intenté arreglar las cosas” a pesar de decir esto tuvo que pasar 6 años en la cárcel, por un error que cometió.

Actualmente vemos en los periódicos como mucha gente se va a la cárcel por fraude o malversación de fondos, pero si les escuchamos ellos dirán: “Que no robaron un solo centavo, fue un error o firmaron algún documento que por ignorancia les califica como culpables”.

Nick Leeson era un trabajador del Barings Bank de Inglaterra.

Nick trabajando

El Banco Barings, fue fundado en 1.762 por la familia del mismo nombre, uno de los bancos más grandes y antiguo de Inglaterra.

Nick Leeson tenía control de las operaciones en la Bosa en Asia. El debía reportar de sus actuaciones directamente a Londres. Un día el tuvo pérdidas en el manejo de una cuenta. No eran demasiado importantes, pero no quiso reportarlas a la sede central de Barings para que no se preocuparan. Creó una famosa “cuenta 88888” y la nombro “errores de Back Office”.

Tras pasar el tiempo, Nick Leeson se hizo famoso por incrementar exponencialmente sus entradas en el mercado, el movía los precios del Nikkei, pero las pérdidas comenzaron a llegar en forma también exponencial y empezó a ocultar sus pérdidas en la cuenta 88888.  Al ver que la perdida eran significativas y no le quedaba dinero en tesorería, decidió vender “Opciones Puts” y cobrar la prima. Con todas esas primas que Nick Leeson cobró, pudo pagar las garantías de más futuros Nikkei, el mercado comenzó a subir. Nick Leeson ganó mucho dinero, recuperó con creces todas las pérdidas de la cuenta 88888.

Nick Leeson al ver lo bien que le había salido la operación, pensó:

“Si me ha salido bien una vez, puede que haya descubierto la forma de hacerme rico”.

Por supuesto, Nick Leeson le subió el ego y empezó a trabajar super-apalancado y llegando a comprarse y venderse contratos a sí mismo, prácticamente Nick Leeson era el mercado. Pero un día llego el Gran Terremoto de Kobe, destruyendo gran parte de las infraestructuras de Japón y hundiendo el Nikkei, el Yen y gran parte de la economía japonesa. El Nikkei cayó más de 1.000 puntos en una mañana y Nick Leeson vio la mayor oportunidad de su vida préstamos para reconstrucciones, contratos y para grandes infraestructuras y volvió apalancarse de una manera sobrenatural en derivados de divisas y futuros del Nikkei, vendiendo millones de Puts para financiar aún más futuros y llegando a tener el cincuenta por ciento del mercado de futuros sobre el Nikkei en su bolsillo. Pero el Banco de Japón (BOJ) decidió que nadie haría negocio con sus pérdidas, que toda la reconstrucción sería financiada con bonos del estado y fialmente el Nikkei se hundió, y Nick Leeson perdió ochocientos millones de libras.

Cuando los auditores del Barings Bank descubrieron finalmente el fraude, era demasiado tarde y se habían generado pérdidas por 827 millones de libras (1.4 mil millones de dólares americanos). Barings fue declarado insolvente el 26 de febrero de 1995. Muchos expertos mencionan que parte de la crisis en el mundo luego de 1995 se debió a gran parte del error que cometió Nick Leeson y la quiebra del Banco.

Nick Leeson, con documentos falsos, huyó de Singapur, pero la policía le estaba esperando en el Aeropuerto de Alemania. No había lugar en el mundo en el que pudiera ocultarse.

Nick preso

Luego del desastre el Banco fue comprado por la compañía de seguros holandés ING por la suma nominal de 1 libra.

Nick Leeson fue extraditado a Inglaterra y condenado por fraude a 6 años de prisión. El escribió una autobiografía, titulada Rogue Trader, la cual fue inspirada para realizar la película del mismo nombre o “El Gran Farol” en Español. Si desean ver la película les dejo el vínculo: http://www.youtube.com/watch?v=MebaDb6HXyU , donde cuenta los acontecimientos que condujeron al derrumbamiento del Banco y los errores de Auditoria que se cometieron en esa época.

Actualmente Nick Lesson tiene su propia web: http://www.nickleeson.com y da conferencias por todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Docente de la Universidad Politécnica Salesiana